05
ABR
2015

Vinyes del Cap de creus

Posted By :
Comments : 0

“Las viñas en el Cap de Creus quintuplican las que había hace 25 años”.

Article escrit el Dimecres 6 de Maig del 2015 en el diari La Vanguardia per la periodista Marta Font.

El Port de la Selva ha conseguido quintuplicar las viñas plantadas en el Parque Natural del Cap de Creus en los últimos 25 años en un esfuerzo por recuperar el cultivo tradicional, para incrementar los cortafuegos y ofrecer unos de los productos propios de la tierra.

En 1960 disponían de 400 hectáreas de viñedos que pasaron a ser 5 hectáreas en 1995 y 26 hectáreas en la actualidad.

“En el Port de la Selva se ha cultivado la viña ininterrumpidamente en los últimos 2.500 años y esto no se puede perder” asegura Genís Pinart, quien fue 16 años alcalde del municipio y actualmente trabaja un tercio de las 26 hectáreas de vides de la población.

En los siglos XVII y XVIII hubo una gran expansión de la viña en toda Catalunya y también en el Cap de Creus, se hizo gran labor de deforestación, se cortaron los bosques que había, se dejo prácticamente el territorio pelado y se introdujeron la viña y el olivo.

Este cultivo se abandonó en dos fases, con la filoxera a finales de sXIX y a mediados del SXX con la implantación de nuevas formas de vida.

La viña es un cultivo tradicional de los países mediterráneos que para el Cap de Creus supuso uno de los elementos mas importantes de la economía de sus habitantes, combinado con el cultivo de olivos y la pesca.

El abandono de estos cultivos es la principal causa de su actual paisaje, paredes secas entre arbustos y con solo arboledas en algún valle que con un clima mediterráneo muy seco en verano y con fuertes tramontanadas se traduce en una alta vulnerabilidad ante los incendios forestales.

El Ayuntamiento de El Port de la Selva con Genís Pinart al frente, siguiendo otras iniciativas de la Costa Vermella, donde se estaban recuperando viñedos con un vino de buena calidad, empezó a promover la recuperación de este cultivo.

Así, Pinart pretendía frenar el declive de la viña y entre 1998 y 1999 el Ayuntamiento se hizo cargo de una viña que había dejado de cultivar su propietario, conviertiéndola en la primera viña municipal, tanto para la gestión de trabajo como la comercialización de la uva.

Este plan piloto tenía diversos objetivos, la recuperación de un cultivo tradicional que revaloriza el paisaje y al mismo tiempo formara un mosaico que rompiera la continuidad forestal y actuara de cortafuegos, y además permitiera una oferta propia de vinos de cara al turismo.

Los dueños de los viñedos iban envejeciendo y abandonando este cultivo, lo que llevaba a su desaparición, y desde el consistorio se potenció y tres o cuatro vecinos volvieron a impulsar-lo.

Entre ellos está el propio Genís Pinart quien al dejar la alcaldía hace 4 años se dedicó a ir cogiendo algunas de estas viñas.

“Intento hacer el milagro de mantenerlas mientras pueda y no tenga que añadir mucho dinero”, y asegura que “tenemos la obligación de mantenerla en cuanto a patrimonio cultural”.

Además, “estamos creando cortafuegos naturales para evitar la expansión de los incendios que tanto han perjudicado a este Parque Natural”, añade.

“El gran reto es intentar mantener estos viñedos e intentar promocionar-los, la calidad del vino de esta parte de la sierra de Rodes es más parecida a la del Vallespir que a la de l’Alt Empordà” asegura el ex-alcalde.

Pinart, con sus esfuerzos por tirar adelante este cultivo tradicional ha creado la sociedad “Vins del port” y ha sacado al mercado en pequeños tirajes un amplio abanico de vinos como el espumoso “Ruixim de Mar”, el blanco “LLum de Mar”, el “Rosat de Mont-Roses” o “Vinya de l’avi Genís” que en su añada del 2010 fue puntuado con un 90 en la guía Peñin.EFE.

 

Sobre l'autor

Deixa un comentari

*

captcha *